González Fuertes, afán de protagonismo: su actuación desespera al madridismo

El madridismo muy enfadado con el árbitro del partido de este Real Madrid - Granada

Periodista redactor
02 de Diciembre de 2023
González Fuertes, afán de protagonismo su actuación desespera al madridismo
González Fuertes, afán de protagonismo su actuación desespera al madridismo

El Real Madrid está disputando este partido en el Santiago Bernabéu frente al Granada y al final de la primera parte está ganando 1-0 con un gran gol de Brahim Díaz después de una perfecta asistencia de Toni Kroos.

Pero aparte de estos dos jugadores, hay otro protagonista en el partido y no es otro que el árbitro González Fuertes.

La verdad es que el Santiago Bernabéu le ha brindado una tremenda pitada cuando el árbitro se ha retirado los vestuarios a la media parte y eso tiene una explicación.

Las decisiones polémicas del árbitro

Lo primero de todo es que ha sacado una amarilla a Bellingham por protestar una acción en la que el jugador inglés reclamaba falta. Anteriormente el árbitro también había pitado una falta muy dudosa sobre el jugador inglés.

Después de esto, Antonio Rüdiger también ha protestado y González Fuertes, de nuevo, ha mostrado otra tarjeta amarilla al Real Madrid.

La verdad es que no parece que sea un partido para sacar tantas tarjetas amarillas, pero parece que el árbitro le ha cogido el gusto al color amarillo.

Después ha habido una acción donde Bellingham ha pedido penalti y que cuanto menos ofrece alguna duda de si podía serlo o no, pero Bellingham ha pedido penalti y Carlo Ancelotti desde el banquillo también.

Evidentemente, todo el público ha empezado a cantar lo típico de “manos arriba, esto es un atraco”.

Antes de finalizar esta primera parte, por si no tenía suficiente, el Real Madrid iba a sacar un córner a favor y González Fuertes ha decidido que la primera parte se había acabado y no ha dejado lanzar el córner al Real Madrid.

Esta última acción, tal y como hemos dicho antes, ha propiciado que el público del Bernabéu pitara al árbitro en su retirada a los vestuarios.

La verdad es que no ha sido un partido para nada duro y un partido en el que mostrar tantas tarjetas amarillas a los jugadores del Real Madrid, por lo que, evidentemente, entendemos que el árbitro tenía tiene mucho afán de protagonismo y es por eso que tiene que sacar las acciones de donde no las hay.